Saltar al contenido
Supercitas

Cómo planificar la primera cita

marzo 11, 2021

Tomar tiempo y esfuerzo en la planificación de una buena primera reunión puede tener un efecto decisivo en los resultados que en podría obtener. Una buena planificación a menudo puede maximizar sus posibilidades de éxito, por lo que vale la pena pensar estratégicamente en todos los detalles para asegurarse de que al final podrá alcanzar sus objetivos.

Considere los intereses comunes

Esta es una regla general cuando se planifica una buena primera cita. El primer paso siempre debe ser tener en cuenta los intereses que puede tener en común. Ejemplo: son espectadores ambos? Por lo tanto, un viaje al cine puede ser una gran idea. Os apasionan los dos animales salvajes? Por tanto, puede que no se piensa mal un paseo al zoo. Cuanto más se adapte el programa a un gusto común que puedan tener, más posibilidades tendrá de éxito.

No malgastes tu dinero

Recuerde que no hay ninguna garantía de que el vuelva a ver, por lo que debe planificar un programa que no sea demasiado caro. Las grandes inversiones de dinero siempre se deben dejar en un momento en que la relación ya está bien establecida. En una primera cita, deberá ser conscientes y evitar invertir excesivamente en algo que puede acabar sin tener ningún beneficio para vosotros.

Elija un programa que facilite el diálogo

Recuerde que el objetivo será conoceros, por lo que no tiene que escoger programas que dificulten el diálogo y que requieran que toda su atención esté centrada en otras cosas durante la reunión. Por lo tanto, antes de hacer su última elección, pregúntese si el programa elegido le dará la oportunidad de tener suficiente tiempo para hablar con ella y tal vez aún más. Evite, por ejemplo, los lugares muy ruidosos y concurridos. También se deben evitar los espectáculos, salvo que sean de corta duración. Un cine, por ejemplo, si bien puede ser una buena idea si es algo que le gusta mucho a los dos, debería ser una pequeña película. No quieres que las 3 horas de una cita se pasen encerradas en una habitación con una pantalla gigante en frente, ¿verdad?

siempre juntos

Resiste la tentación de pedirle a ti ya tus amigos a la primera cita. Aunque esto le puede hacer sentir más cómodo y cómodo, puede tener exactamente el efecto contrario. Otro problema en invitar a más personas a conocerse es que no tendrá la oportunidad de establecer un nivel de intimidad más elevado con ella, ya que cada vez habrá más gente a su alrededor y esto podría afectar a la naturaleza de su contacto. Por lo tanto, para el primer contacto, siempre se recomienda que seáis sólo vosotros y ella.

Simplificar y acortar

Una primera cita siempre es una gran pregunta, ya que no tienes ni idea de si disfrutarás de su compañía. Por este motivo, es una tontería programar un calendario excesivamente elaborado y que requiere tiempo para una primera cita. Imagínese el compromiso de pasar una larga noche con alguien que puede odiar tan pronto como aparezca frente a usted. Sería una situación incómoda, ¿verdad? Por eso, siempre apuestas para programas cortos, que te permitan conocer la persona, pero al mismo tiempo no tener que pasar mucho tiempo en tu empresa si no te gusta la persona. Planifique la reunión para que sea corta. Si os ha gustado, siempre puede concertar una segunda cita, más larga y más elaborada.